El blog de Fukushima

A finales de abril de este año, uno de los operarios de robots que trabajan en la dañada central nuclear de Fukushima Dai-ichi desde el terremoto y posterior tsunami de marzo, comenzó a escribir un blog sobre los trabajos. A principios de julio, cuando sus entradas empezaron a circular en Japón de blog en blog y de cuenta de Twitter en cuenta de Twitter, se eliminó en dos pasos: en primer lugar se borraron todas las entradas relacionadas con los robots y, unos días después, todo el blog.

Titulado robot operator blog title, algo así como “Decir lo que quiero * Hacer lo que quiero”, el blog mostraba el día a día del entrenamiento y posterior trabajo real de los operarios. El autor, que firmaba como S.H., dejaba traslucir (a veces con tono humorístico) su frustración con los horarios irracionales, una cierta falta de coordinación, la aparente desidia con respecto a la seguridad de los trabajadores y la ineptitud de algunos supervisores. También contaba anécdotas con sus compañeros de equipo y con los robots. Del material se podían extraer algunas cuestiones sobre la reacción de Tokyo Electric Power Co. (TEPCO), la compañía propietaria de la central: ¿ha sido lo bastante rápida? ¿Son suficientes los robots y los recursos que se han habilitado para los equipos de trabajo? Paradójicamente, aunque son máquinas manejadas por control remoto, los operarios no pueden trabajar lejos de los reactores radioactivos, que están muy dañados por el desastre. Una infraestructura de comunicaciones que utilizara recursos inalámbricos les permitiría alejarse de las zonas de peligro, pero esta infraestructura no existe.

Teniendo en cuenta la tradicional querencia japonesa por la robótica y la electrónica, también llama la atención el escaso número de robots involucrados en Fukushima, y que provengan además de la cesión de una empresa estadounidense.

La web de noticias sobre ciencia y tecnología IEEE Spectrum, de la que estamos sacando el material para esta entrada, cuenta que el aporte esencial de este blog era su contenido técnico. S.H. forma parte de un equipo asignado al manejo de los robots de la empresa estadounidense iRobot. Los modelos que trabajan en Fukushima, dos PackBot 510 y dos Warrior 710, mantienen un buen desempeño de su trabajo a pesar de verse sometidos a condiciones de alta radiación que suelen dañar el resto de dispositivos electrónicos.

Robot

Fuente: IEEE Forum

S.H. detallaba en su blog qué funcionaba y qué no. Esto lo convertía en un material de imprescindible lectura para compañías e investigadores que diseñan robots para situaciones de emergencia. Algunas enseñanzas del blog:

  • Los robots no sólo deben ser fuertes y fiables, sino también ágiles y compactos para poder lidiar con escalones y entornos de poca movilidad.
  • En muchas ocasiones los operarios deberán manejar los controles con cinco pares de guantes en las manos y gruesas máscaras en la cabeza, por lo que los controles actuales necesitan mejoras en este sentido.
  • Los robots de situaciones de emergencia no deben ser concebidos como máquinas de uso individual, ya que trabajan mejor en parejas o en grupos, actuando por ejemplo como unidades de apoyo para otros o combinando sus señales de radio en entornos que dificultan la propagación de estas señales.

Antes de que el blog fuera eliminado, IEEE Spectrum copió su contenido. Considerándolo de interés público general, ha traducido algunos fragmentos al inglés en la entrada “Fukushima Robot Operator Writes Tell-All Blog”, de donde hemos sacado el material para este resumen.

¿Tienes algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s