La (mala) comunicación farmacéutica

Fuente:

Fuente: Wallpaper4me

Son días dulces para Ben Goldacre, médico, divulgador científico y autor del libro Mala ciencia: a su campaña Alltrials.net se ha sumado un pez gordo de la industria farmacéutica.

Goldacre y otras destacadas figuras del Reino Unido impulsaron esta iniciativa a mediados de enero, para reclamar la publicación de todos los ensayos clínicos (pasados, presentes y futuros) correspondientes a los medicamentos que están a la venta. La falta de transparencia en esta materia, que se ha intentado regular en varias ocasiones sin éxito, siempre ha sido preocupante: sin esta información, doctores y entidades reguladoras no pueden tomar decisiones bien fundamentadas con respecto a los tratamientos médicos, se dificulta la comprensión de sus riesgos y beneficios y se obliga a otros investigadores a repetir ensayos, tanto en animales como en seres humanos, que algún otro laboratorio ya había realizado. La página de la campaña ofrece un ejemplo revelador: ¿alguien recuerda el medicamento Tamiflu, en el que Gobiernos de todo el mundo gastaron invirtieron tantos millones de sus monedas en 2009 para proteger a sus ciudadanos del temido virus H1N1? Pues bien, debido a la opacidad de su fabricante, Roche, algunos expertos han empezado a dudar de que sea muy diferente al paracetamol.

La propuesta ha hecho mucho ruido en el Reino Unido, donde organismos y organizaciones no han dejado de sumar su apoyo a Alltrials. Y el pasado 5 de febrero, GlaxoSmithKline, uno de los gigantes farmacéuticos, se adhirió a la campaña.

Es una situación que no puede extenderse más tiempo. Como dice Goldacre, refiriéndose a este como el gran escándalo encubierto del siglo XXI, las generaciones futuras no se explicarán nuestra estupidez al tolerarlo.

Alya Red: a computational heart

Esta simulación española de un corazón humano ha ganado en el apartado de vídeos divulgativos del 10º concurso anual de ciencia internacional y tecnología de visualización, convocado por la revista Science y la National Science Foundation (NSF). La simulación está realizada por el Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS). Más información en su web.

¡Enhorabuena!

Nace AfriGadget TV

La web AfriGadget dará el salto al audiovisual. Pulsa en la imagen para acceder en EspAfriGadget a la entrada AfriGadgetTV:

EspAfriGadget

¿A quién se divulga la ciencia en internet?

Imagen de Mr Lightman / FreeDigitalPhotos.net

Imagen de Mr Lightman / FreeDigitalPhotos.net

Anteayer, bajo el título “La ciencia naufraga en la red”, Esmateria recogía las conclusiones del artículo de Science “Science, New Media and the Public” (de pago, por lo que no he podido leerlo) en el que se plantea que la ciencia no está consiguiendo alcanzar al “gran público” en internet. Según Esmateria, Science apunta al elitismo, la endogamia, el declive del periodismo y el desconocimiento de las redes sociales como causas de esta incapacidad de la ciencia para interesar al ciudadano común.

El artículo español ha tenido un impacto significativo, pero ¿y si las propias noticias de esta web nos estuvieran dando una pista de hacia dónde puede ir la ciencia? Si las noticias que giran en torno a cuestiones puramente científicas reciben en torno a las 50/80 reacciones, éstas se disparan ante ciertos temas. ¿Se pueden extraer patrones?

De las 21 noticias listadas (ver anexo al final de esta entrada), más de la mitad (11) tratan sobre la propia ciencia, particularmente la sangrante situación que está viviendo en España, por lo que no serían relevantes para saber qué le gusta al público. De las otras 10 noticias restantes, 7 llevan un germen de polémica (el ser humano como comedor de carne o la “chapuza” del Valle de los Caídos), un componente humano que apela a algo más que a nuestro interés por la ciencia (el fotógrafo español favorito de la NASA), una mezcla de los dos anteriores (los españoles tenemos más rarezas genéticas que otros europeos y los hombres son más deshonestos que las mujeres) o los criterios periodísticos de novedad, actualidad y noticiabilidad que también dio réditos a los diarios generalistas en aquella fecha (el ‘Curiosity’ y el agua de Marte).

Hay que distinguir entre la ciencia de los medios de comunicación, la de las instituciones y la que publican a título más o menos personal los propios científicos en sus blogs de divulgación. En este último caso, al menos en España, precisamente estos días vemos sus listas de “posts más vistos en 2012″. Considero que habría que introducir la forma verbal “se están viendo” en lugar de “se han visto”. ¿Por qué hacer esta labor solamente una vez al año? Y cuando lo hacen, ¿reflexionan sobre ello o se limitan a dejar los enlaces a los posts? A los divulgadores vía blog les sería muy útil hacer este ejercicio periódicamente y, además, extraer conclusiones sobre los motivos de su éxito y viralidad. Plantear de vez en cuando una encuesta dirigida a ese “gran público” que les lee y que por lo general (y seguramente más en las webs de este tipo) pasa silenciosamente, podría ayudar a entender si encuentra los contenidos difíciles de seguir o comprender en función de su nivel educativo. Es decir, ¿ante quién están divulgando realmente los blogs de divulgación?

La divulgación científica tiene grados, pero ¿está la “blogosfera” (a falta de palabra mejor) ocupándose de todos ellos? ¿Se están escogiendo los contenidos “correctos”? ¿No parecen estar algunos especializados en mostrar a sus propios colegas lo bien que saben escribir sobre conceptos abtrusos? ¿No sería tal vez necesario alternar estos contenidos con otros más básicos? Y ¿qué enfoque escoger en este caso? ¿Reflexivo o por asociación?

En marketing online se repite sin descanso que “el contenido es el rey”. Pues bien, la palabra engagement (involucración) es la reina y hoy en día se cree que uno lleva a la otra. ¿Está la ciencia capacitada para involucrar al ciudadano considerado “común”? El componente social es clave y, como hemos visto con las reacciones de ciertos temas tratados por Esmateria, en ciencia parece que va ligado a cierto grado de controversia. ¿Por qué es así? ¿Se puede evitar? Pero, ¿es necesario evitarlo? ¿Se puede buscar una controversia sana? Y cuando no hay controversia, ¿cómo hay que calificar al hecho de que el “gran público” no opine ni debata? ¿Es natural o preocupante?

Más preguntas que respuestas. Sabemos que gracias a internet hay más exposición y visibilidad que nunca. Por la publicidad y la propaganda sabemos que una exposición continuada a los contenidos ayuda a su introducción en la mente del receptor. Y por los artículos reseñados sabemos que el “gran público” acude a internet para informarse sobre ciencia. Quizás faltan (¿es así?) estudios que le pregunten si en sus indagaciones encuentra lo que busca y dónde (¿en voces autorizadas?). Estos estudios podrían servir de orientación a los científicos de todas las disciplinas si, además, incluyeran análisis de las cuestiones y los enfoques que le resultan más y menos comprensibles, más y menos interesantes. Ello no implica olvidar la divulgación de los temas que menos interesen y sí, en cambio, podría ser una buena manera de empezar a afinar y acertar. Porque se supone que la divulgación científica está orientada al ciudadano pero, al margen de medir visitas, comentarios, reacciones, retuits y “me gustas”, ¿se le ha preguntado ya directamente?

Contenido relacionado

Interesantes comentarios en:

Anexo

Noticias con más reacciones de la sección “Ciencia” de Esmateria (datos a fecha 5 de enero de 2013):

  • “El Gobierno homenajea a científicos que despide o deja sin dinero” (12/12/12): 7 comentarios y 1092 reacciones
  • “La ciencia española convoca concentraciones por todo el país el 19 de diciembre contra los recortes” (05/12/2012): 10 comentarios y 372 reacciones
  • “Un descomunal agujero negro rompe las reglas del cosmos” (28/11/12): 8 comentarios y 286 reacciones
  • “El fotógrafo español favorito de la NASA” (15/12/12): 6 comentarios y 281 reacciones
  • “Cinco motivos que dio la ciencia española en 2012 para salvarse de las tijeras” (18/12/12): 254 reacciones
  • “La ciencia naufraga en la red” (03/01/2013): 2 comentarios y 251 reacciones
  • “¿Adiós a la ciencia española?” (13/11/12): 5 comentarios y 233 reacciones
  • “Los españoles tienen más rarezas genéticas que otros europeos” (31/10/12): 25 comentarios y 171 reacciones
  • “Centenares de científicos salen a la calle en toda España contra los recortes” (19/12/12): 128 reacciones
  • “El ‘Curiosity’ encuentra agua en Marte” (03/12/12): 118 reacciones
  • “Dos monos con un chip en el cerebro dominan un videojuego con la mente” (18/11/12): 7 comentarios y 116 reacciones
  • “La ciencia intenta ganar dinero sin especular” (08/11/12): 5 comentarios y 114 reacciones
  • “«¡Cuánto nos cuesta movernos a los científicos!»”(06/11/12): 112 reacciones
  • “«Invitamos a los investigadores españoles a que vengan a Brasil»” (21/12/12): 111 reacciones
  • “Los hombres son más deshonestos que las mujeres” (26/11/12): 110 reacciones
  • “La Tierra posa para la NASA” (01/12/12): 110 reacciones

A partir de cierta fecha, los artículos dejan de tener reacciones (¿quizás por algún cambio en el sistema de la web?) y solo recogen comentarios. Los más comentados fueron:

  • “«Comer carne nos hizo humanos»” (03/10/12): 46 comentarios
  • “Las esculturas del Valle de los Caídos se desmoronan por las chapuzas de su autor” (19/10/12): 39 comentarios
  • “El homínido que se extinguió por ser solo vegetariano” (08/08/12): 37 comentarios y 2 reacciones
  • “El fútbol golea a la ciencia en presupuesto” (02/07/12): 27 comentarios
  • “El CSIC anuncia que paraliza pagos para poder abonar los sueldos” (17/07/12): 24 comentarios
  • “Los recortes amenazan un proyecto que compite por el premio Nobel” (03/07/12): 22 comentarios

La enfermedad de los fresnos se extiende por Europa

Chalara fraxinea

Fuente: BBC News

En los últimos días, comienza a aparecer en internet información en español sobre una plaga que están azotando a los bosques europeos: la enfermedad de los fresnos. El interés mediático se debe a que, si bien la plaga está presente en Europa desde hace dos décadas, ahora se está propagando por el Reino Unido.

El causante de la enfermedad de los fresnos es el hongo Chalara fraxinea, que lleva varios años extendiéndose por el norte de Europa. Según esta página de The Guardian, ya en 1992 se informaron los primeros casos en Polonia, pero la enfermedad no se describió hasta mediados de la década de 2000 (Kowalski, 2006). Los investigadores han tenido que esperar hasta 2011 para diagnosticarlo como un nuevo organismo.

En 2002, hizo su aparición en Dinamarca, donde tres años después se había expandido por todo el país y en la actualidad ha arrasado con el 90% de las poblaciones de fresnos. En 2007, aparecieron los primeros casos en Alemania (Schumacher et al, 2007) y en Suecia (Thomsen et al, 2007); en 2008, el primero en Hungría (Szabó, 2008). Ese mismo año también se localizó en Lituania (J. Stenlid y R. Vasaitis, comunicación personal, 2008) y Austria (Halmschlager & Kirisits, 2008). En 2009, se identificó en Eslovenia (Ogris et al, 2009) y en la República Checa (Jankovský y Holdenrieder, 2009).

Como decía, ahora los medios británicos se han hecho eco de este problema: la enfermedad de los fresnos ha cruzado el canal de la Mancha.

Se sabe que entró en Reino Unido por Buckinghamshire en febrero de este año, procedente de los Países Bajos. En diez meses se ha extendido por Inglaterra y Escocia, por lo que, aunque el enemigo ya esté dentro, el 29 de octubre se prohibió la importación de nuevos ejemplares.

Pero cada semana surgen nuevos casos. Se ha puesto en marcha un proyecto llamado The HashTag Project, con una aplicación móvil para iPhone y Android mediante la que cualquier persona que crea haber identificado los síntomas en algún ejemplar puede informar de ello. Pese a que muchos aún no han sido confirmados de manera oficial, su mapa de posibles casos (al final de la página) habla por sí solo.

The Guardian ofrece una información llamativa: según Graham Rowe, catedrático de ecología molecular de la Universidad de Derby, los fresnos británicos proceden en su mayoría del suroeste de Europa, del territorio que actualmente conforman España y Portugal, mientras que los de Dinamarca (donde la plaga ha terminado con el 90% de esta especie) proceden del sudeste de Europa. Las diferencias genéticas existentes podrían hacer que el desastre continental no se replicara en Reino Unido.

Que, por ahora, los casos confirmados se sitúen fundamentalmente al este del país podría ser una prueba de ello, ya que, según Rowe, los fresnos de esta zona proceden también del sudeste europeo. Aunque el reportaje de The Guardian no lo especifica, probablemente se refiere a la especie Fraxinus excelsior. Esta especie se menciona frecuentemente en la literatura mi segundo párrafo, y su artículo en la Wikipedia en inglés la sitúa como especie nativa de Europa, salvo del norte de Escandinavia y el sur de la Península Ibérica.

Por su parte, la especie de procedencia ibérica es, seguramente, Fraxinus angustifolia, cuyo origen es el norte de África y la Península Ibérica, según recoge la página Espacios verdes del Ayuntamiento de Barcelona. No obstante, Rowe advierte de que aún no se conoce con exactitud el grado de resistencia genética de esta especie. A día de hoy, lo que se sabe es que la especie más afectada por el momento ha sido F. excelsior, pero que F. angustifolia no es totalmente inmune a la enfermedad: en 2010, Kirisits y su equipo de investigadores consiguieron inocular el hongo a esta especie en laboratorio.

Que se confirme esta información es crucial para los fresnos de nuestro país, aunque, hasta ahora, no parece haber habido casos en la Península.

Por el momento, no hay cura para la enfermedad y solo cabe quemar los ejemplares afectados.

Síntomas

Pulsa en la siguiente imagen para acceder a una visualización interactiva de BBC News, con imágenes y descripciones de los principales síntomas. Los traduzco a continuación.

visualización BBC

Fuente: BBC News

  • Decoloración y marchitamiento de las hojas.- En color marrón o negro. En los casos más severos, toda la corona puede sucumbir a la enfermedad, incluidos las ramas y los brotes
  • Lesiones en forma lenticular.- Aparecen lesiones lenticulares o manchas necróticas en la corteza de tronco y ramas. Pueden causar el marchitamiento de las hojas adyacentes
  • Decoloración de la madera.- Bajo las lesiones producidas en la corteza, la madera se vuelve de un color grisáceo o marrón. Con frecuencia, esa decoloración se extiende longitudinalmente a lo largo de toda la rama o tronco
  • Hongos.- Minúsculos, de unos 2 mm de ancho. Se pueden localizar en los tallos de las hojas, en las zonas inferiores, húmedas, de los árboles. En teoría, aún no se han observado en el Reino Unido

Contenido relacionado:

El zifio de Travers se deja ver por primera vez

El tema se está comentando ya en los periódicos españoles, pero yo he sabido de ello por Ed Yong, que ha escrito un buen artículo sobre dos ejemplares de zifio de Travers hallados en Nueva Zelanda. Lo traduzco a continuación:

Ilustración de un zifio de Travers

Durante casi 150 años, nadie había visto un zifio de Travers. Esto no quiere decir que el animal se hubiera extinguido… sino que nadie había visto nunca uno vivo. El primer indicio de su existencia se halló en 1872, cuando el geólogo escocés James Hector describió una peculiar mandíbula recogida en Pitt Island (Nueva Zelanda) un año antes. Con posterioridad, se hallarían dos mandíbulas parciales más: una en White Island (Nueva Zelanda) en 1950 y otra en la isla Robinson Crusoe (Chile) en 1986. Pero los ejemplares completos seguían siendo esquivos.

Y entonces, en diciembre de 2010, dos de ellas vararon en Opape Beach, Nueva Zelanda.

Un particular vio a las ballenas e informó al Departamento de Conservación local. Cuando los miembros del Departamento llegaron allí, ambos animales (una hembra de 5 metros y un macho de 3 metros y medio) habían fallecido. El equipo tomó medidas y muestras de tejido y los enterró en la playa.

Hasta entonces, todo entraba dentro de lo normal (por desgracia, los varamientos de ballenas son demasiado comunes en las playas neozelandesas) y todos creyeron que se trataba de zifios de Gray, que llegan a las playas con frecuencia. Pero su ADN contó una historia diferente. Kirsten Thompson, de la Universidad de Auckland, secuenció dos fragmentos de su genoma y los comparó con una biblioteca de muestras. Coincidían a la perfección con el zifio de Travers de Hector. Tras todo este tiempo, por fin sabemos cómo son estos animales.

El zifio de Travers (Mesoplodon traversii) es una de las 21 especies de zífidos (o ballenas picudas). Son animales enigmáticos. Se cree que se pasan la mayor parte del tiempo descendiendo a enormes profundidades en busca de comida, por lo que muy poca gente las ha visto. Nueva Zelanda es un buen sitio para intentarlo. Al menos 13 especies de zífidos habitan sus aguas y muchas de ellas terminan varando en las playas neozelandesas.

Diferenciar a estas criaturas no es tarea fácil. Son las sutiles variaciones en su tamaño, dientes, hocico y color las que ayudan a identificar a las especies. Por ejemplo, comparada con el zifio de Gray, con el que fue confundida en primer lugar, la hembra de zifio de Travers tenía una frente más prominente, vientre blanco, aletas oscuras, un parche de color oscuro en el ojo y un hocico gris también oscuro (paradójicamente, el hocico del zifio de Gray es blanco). Sin embargo el macho, más pequeño, era llamativamente similar a ejemplares jóvenes de otras ballenas picudas y sería realmente difícil distinguirlos en mar abierto, si fuéramos lo suficientemente afortunados para verlos.

Los biólogos marinos han ido abandonando progresivamente estas comparaciones “artesanas”, en favor de las pruebas genéticas. En 2002, la secuenciación de ADN confirmó que las tres piezas óseas existentes de zifio de Travers pertenecían todas a la misma especie. Ahora, ha identificado también a los dos ejemplares que vararon en Opape Beach.

El varamiento de cetáceos es un hecho lamentable, pero Nueva Zelanda ha sabido aprovechar la circunstancia. Ha desarrollado una política nacional de coordinación, donde ciudadanos anónimos llaman al Departamento de Conservación tras avistar una ballena varada; un equipo se desplaza hasta el lugar, intenta un rescate y toma muestras de tejido que se almacenan en un archivo central. Gracias a esta estrategia, el país dispone de 20 años de registros y de especímenes raros. El zifio de Travers se une a esa lista: los cuerpos de los dos ejemplares muertos han sido exhumados y sus esqueletos se conservan en el Museo Te Papa Tongarewa de Nueva Zelanda.

Con solo dos animales intactos vistos en los últimos 150 años, parece acertado decir que el zifio de Travers es una de las ballenas más raras del mundo, si no la más rara. Y si un varamiento es la única forma de poder verlas, quizás debamos estar agradecidos de que sean tan esquivas.

¿Siguen ahí fuera? ¿Eran estos individuos los últimos de su especie, quizás? Nadie lo sabe. “No estamos seguros de por qué es tan raro verlas”, dice Thompson. “Podría ser que vivan en las aguas más profundas del océano, lejos de tierra, donde no podemos verlas cuando fallecen, o puede que queden muy pocos ejemplares. Todavía no tenemos la respuesta”.

Distribución de los hallazgos de zifios de Travers

Referencia: Thompson, Baker, van Helden, Patel, Millar & Constantine. 2012. The world’s rarest whale. Current Biology http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2012.08.055

For 150 years, no one had ever seen a full spade-toothed whale. Then two wash up on a beach, Ed Yong

Enlaces relacionados:

Visto y leído (semana del 15 de octubre de 2012)

Un repaso a la información que he compartido en las redes sociales esta semana.

Ciencia

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha sido contundente en su reacción al chapucero artículo que aseguraba que un maíz transgénico producía tumores en ratas de laboratorio. Scientia hablaba de ello el lunes, levantando un gran revuelo.

Esta semana, va de planetas. El martes se hablaba del descubrimiento de un planeta orbitando alrededor de un sistema binario, orbitado a su vez por otro.

Y el miércoles, un hallazgo muy importante: solo 4,3 años luz nos separan de este planeta, de masa muy similar a la de nuestra Tierra, que orbita Alfa Centauri B, una estrella muy similar a nuestro Sol. Cada nuevo exoplaneta descubierto es un triunfo tecnológico.

Las impresoras 3D, uno de los “inventos” más asombrosos de los últimos tiempos, tienen ya implicaciones éticas (por la cuestión armamentística), pero su vertiente positiva es muy poderosa. Esther Samper habla de su potencial en la biomedicina.

Entre el 22 de octubre y el 11 de enero, ciclo de conferencias “X Encuentros con la Ciencia” en Málaga.

Naturaleza

Cómo cubrir una cumbre sobre el clima, según el periodista colombiano Lorenzo Morales.

¿Sería posible utilizar una placa solar para alimentar el aire acondicionado de una casa durante los días de verano? Esta es la respuesta de la web Nergiza.

Diez años después, arranca el juicio por la marea negra que causó el hundimiento del Prestige frente a las costas de Galicia. Es la mayor causa jamás instruida en España por un delito medioambiental. Pero, ¿se han tomado medidas para que algo así no vuelva a pasar?

Los biocombustibles de primera generación son aquellos que están generados con cultivos de soja, palma, caña de azúcar)… Su ventaja es que emiten mucho menos CO2 a la atmósfera. Pero muchas voces (no solo de ONG) aseguran que el uso masivo de estos combustibles ecológicos podría encarecer a la larga los precios de esos alimentos cuando están destinados al consumo. La UE acaba de limitar su uso y propone potenciar la investigación de biocombustibles de segunda generación (aquellos generados con materia prima no alimentaria).